¡Parece ser real! El Arca de Noé ha sido descubierta

557

El Arca de Noé y su presunto descubrimiento es una cuestión que se discute desde hace siglos, pero comentan que ésta vez según numerosas fuentes parece ser real.

La observación de una anomalía a través de fotografías satelitales solo confirma los numerosos testimonios históricos; ya presentes desde la antigüedad. La presencia del Arca de Noé en el Monte Ararat.

Es de recordar, que el Monte Ararat es la montaña más alta de Turquía, su pico alcanza los 5.200 metros y se considera; la montaña más grande del mundo en volumen.

El significado del nombre “Ararat” en armenio significa “la madre del mundo”, en turco “la montaña infranqueable”; mientras que los iraníes simplemente lo definen como “la montaña de Noé”. Se encuentra en el lado este de Turquía y está a solo 240 kilómetros de Iraq.

Es esencial saber que la parte superior de la montaña está cubierta por una gran capa de hielo permanente; que alcanza el tamaño de 40.000 metros cuadrados, el espesor de los cuales es en lugar de 91 metros.

Por lo tanto, es fácil comprender la gran dificultad para alcanzar y practicar este lugar tan impenetrable.

Te puede interesar: Evaluna lanza su línea de zapatos con diseñador argentino

Además de las dificultades geográficas y climáticas, también se agrega la política; debido a que el área en que se levanta la montaña está de hecho altamente militarizada; por lo que es muy difícil obtener un permiso para visitarla.

El Arca de Noé parece ser real


A pesar de las grandes dificultades, durante el siglo XX , los embarques no se perdieron en absoluto. ¿Pero por qué persistir en buscar este arca legendaria?.

Los testimonios de los últimos 2000 años, encontrados en los textos antiguos y en los testimonios de algunos personajes; fueron suficientes para obstinar a algún investigador aventurero

De hecho, de acuerdo a la Biblia, la historia de El Arca de Noé se encuentra en Génesis, exactamente del capítulo sexto al noveno.

En ese libro, se cuenta la historia de Noé que, comisionado por Dios, construye un gran bote con el cual se salva del Gran Diluvio junto con la especie animal.

Uno de los versículos cita “en el séptimo mes, el diecisiete del mes, el arca descansó en las montañas de Ararat” (Génesis, 8,4).

Ésto, fue suficiente para alentar a muchos arqueólogos y exploradores a aventurarse, basado en que dentro del Génesis también se informa con precisión; las medidas que debería haber tenido el arca.

Gracias a toda esta información reportada en la Santa Biblia fue posible identificar una extraña anomalía; directamente en el Monte Ararat.

Testimonios, exploraciones y ubicación

Para el año 1274, un hombre citó la presencia de un extraño objeto en la “montaña más alta del mundo”.

Se confirmó, que se trató del rey Aitone de Armenia, quien juró haber visto un “extraño objeto negro” en la cima del monte Ararat.

Sin embargo, él no es el único, incluso Marco Polo comentó que había conocido a numerosos testigos; quienes habrían confirmado la presencia del Arca.

No fue hasta, 1869, que un noble inglés llamado James Bryce fue al Ararat y regresó a casa con pruebas tangibles.

Éste, había tomado un pedazo de madera que tenía más de un metro de largo; pero dado que el sistema de datación de 14 carbonos aún no se había descubierto, el objeto fue abandonado.

Incluso, durante un tiempo, las exploraciones se detuvieron hasta que, en 1936, un joven arqueólogo, Hardwicke Knight; encontró enormes tablones de madera bajo la gran capa de hielo que cubría la montaña.

Desde ese momento, a lo largo del siglo XX, se desencadenaron búsquedas y expediciones obsesivas; en un intento por descubrir la presencia real del Arca.

Pruebas


Ya para 1955, por primera vez en la historia, se filmaron algunas imágenes del Arca con las que Fernand Navarra produjo un documental.

El ingeniero francés Navarra, también logró recuperar una pieza de madera que, sin embargo, estaba fechada en los años siguientes.

Incluso, en la década de 1950 aún no era posible hacer dataciones con carbono 14, pero en 1969, sí.

Ese mismo año, hubo otra expedición guiada, una vez más, por Fernand Navarra.; en la cual encontraron más madera debajo del hielo y gracias a la datación del carbono 14 se descubrió que las dos maderas eran idénticas.

Respecto a la madera, confirmaron además que pertenece a un roble que no está disponible a cientos de kilómetros del lugar del descubrimiento.

Ahora, en un envío reciente, tras la expedición al Monte Ararat en 2010, llevada a cabo por “Noah’s Ark Ministries International”, en acuerdo entre Turquía y Hong Kong; se encontró una misteriosa cueva con paredes de madera.

Agregaron, que la madera encontrada también data de hace 4.800 años. De hecho, Yeung Wing-Cheung , un miembro de la expedición; señaló que estaba 99.9% seguro de que era el infame Arca de Noé.

Respecto a la ubicación del Arca de Noé en Google Earth, sería a 39°43’7.38″N 44°15’7.30″E y si deseas buscarla solo copia y pega; esas coordenadas en la aplicación Google Earth y le das click a buscar.

Con información: dataoculta.net | Foto: Cortesía

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste https://wa.me/qr/JBQICRYC7TZAN1

Estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficia