Proyecto de ley de inmigración crearía ruta a la residencia legal

103

El proyecto de ley de 483 páginas de Salazar, titulado “La Ley Dignidad”, establecería numerosos cambios en el sistema de inmigración; incluidas medidas para aumentar la seguridad fronteriza, un proceso acelerado para los solicitantes de asilo y un nuevo programa para proporcionar un camino a la residencia legal para inmigrantes indocumentados ya en el país.

La representante republicana de Miami María Elvira Salazar presentó el martes una legislación que establecería un nuevo programa de residencia legal para millones de inmigrantes; indocumentados y crearía un camino potencial hacia la ciudadanía para aquellos que completen un par de programas durante 15 años.

te puede interesar: Tres detenidos por atacar a judío durante protesta nazi en el Condado de Orange

La representante del Partido Republicano, quien está en su primer mandato, ha estado considerando la legislación desde el año pasado; pero el martes marcó su presentación oficial.

Salazar dijo que el proyecto de ley tiene la intención de detener la nueva inmigración ilegal; y a la vez brindar dignidad a las personas indocumentadas que ya residen en Estados Unidos. “Puedes salir de las sombras y vivir una vida digna”, dijo Salazar en una llamada telefónica con los periodistas el martes por la mañana.

La legislación establecería un nuevo “Programa Dignidad”; que permitiría a los inmigrantes indocumentados que han estado en Estados Unidos durante cinco años permanecer; en el país y trabajar legalmente si cumplen con los requisitos del programa.

Los participantes en el Programa Dignidad tendrían que pasar una verificación de antecedentes penales, pagar impuestos atrasados; comenzar a pagar impuestos sobre la renta sobre nuevos salarios y pagar $10,000 en restitución durante 10 años al gobierno federal por ingresar; ilegalmente al país.

“Mil dólares al año para vivir en la tierra prometida, es más que aceptado”, dijo Salazar. El dinero de la restitución se destinaría a un nuevo Fondo de Trabajadores Estadounidenses, que pagaría entrenamiento laboral para ciudadanos estadounidenses.

¿QUÉ DICE EL PROYECTO DE LEY?

Los participantes en el programa tendrían que comprar un seguro de salud, pero no serían elegibles para recibir subsidios federales, según la oficina de Salazar. El proyecto de ley también impondría un impuesto sobre la renta del 2% a los participantes del programa. Pagaría por una mayor seguridad en la frontera aumentando la cantidad de agentes de la Patrulla Fronteriza, actualizando su tecnología y construyendo barreras físicas.

“La mano de obra indocumentada va a pagar por la seguridad fronteriza”, dijo Salazar. A los participantes se les permitiría viajar de ida y vuelta entre Estados Unidos y su país de origen. Serían residentes legales en lugar de ciudadanos.

“La Propuesta Dignidad considera que la mayoría de la población indocumentada puede no estar buscando un acuerdo de ciudadanía o nada; pero probablemente estaría contento con la oportunidad de vivir en Estados Unidos legalmente; trabajar y pagar impuestos, tener protección contra la deportación (para los no que no han cometido delitos graves), y poder viajar a su país de origen y estar con la familia durante las vacaciones”; dice un resumen de la legislación de la oficina de Salazar.

Al final de los 10 años, los participantes en el Programa Dignidad tendrían la opción; de continuar trabajando en el país como residentes legales bajo una visa renovable; o podrían ingresar a un “Programa Redención” de cinco años; que proporcionaría una ruta hacia la ciudadanía para participantes que realizan pagos de $2,500 cada 20 meses al American Worker Fund y que estudian inglés y educación cívica estadounidense.

La finalización del Programa Redención pondría a los participantes en línea para convertirse en ciudadanos; pero estarían al final de la fila para su país de origen.

Los participantes en el programa ya existente de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia; que ingresaron a los Estados Unidos cuando eran niños y a quienes comúnmente se les conoce como Dreamers o “Soñadores”; tendrían múltiples vías para obtener la residencia permanente legal completa; según el proyecto de ley de Salazar, incluidos tres años de servicio militar y ganar un título de educación superior.

Romina Montenegro; coordinadora de política de la Florida de United We Dream, una organización dirigida por jóvenes que se enfoca en los derechos de los inmigrantes; describió el proyecto de ley como “dañino” y criticó a la representante por no enfrentarse a los funcionarios de la Florida.

Salazar “no puede pretender ser una defensora de los inmigrantes en Washington; mientras ignora los constantes ataques en Miami y en toda la Florida por parte de DeSantis y otros legisladores estatales”, dijo Montenegro en un comunicado.

Oscar Londoño, codirector ejecutivo de WeCount!, un colectivo de trabajadores inmigrantes con sede en Homestead, dijo en un comunicado que la Ley Dignidad “traiciona su propio nombre”.

“En lugar de tratar a los trabajadores y familias inmigrantes con verdadera dignidad a través de un programa limpio de amnistía para todos; esta propuesta impone obstáculos y restricciones innecesarias que dejarán atrás a millones, incluidos muchos de sus electores en el sur de la Florida”, dijo Londoño.

Vanessa Cárdenas, subdirectora de America’s Voice, un grupo de reforma migratoria de tendencia liberal; criticó el proyecto de ley de Salazar como un “comunicado de prensa dirigido a votantes inmigrantes en su distrito diseñado para pulir su reelección; no un esfuerzo serio para aprobar legislación o dar la batalla contra los nativistas en el Partido Republicano”.

El Foro Nacional de Inmigración elogió el proyecto de ley

El Foro Nacional de Inmigración, de tendencia más conservadora, por otro lado, elogió el proyecto de ley de Salazar en un comunicado como un “paso decisivo y constructivo hacia las reformas migratorias que se han retrasado mucho” y dijo que estaba; “contento de ver a los republicanos dar este paso y comenzar un conversación de buena fe sobre vías de inmigración legal que sean responsables y humanas”.

¿HAY POSIBILIDAD QUE SE APRUEBE?

El proyecto de ley elaborado por los republicanos podría enfrentar una batalla cuesta arriba en la Cámara controlada por los demócratas, pero el proyecto de ley podría ganar terreno si los republicanos recuperan la mayoría en la cámara en las elecciones de noviembre.

Los demócratas de la Cámara aprobaron su propio proyecto de ley de reforma migratoria el año pasado con el apoyo de Salazar, pero la legislación que ofrecía un camino a la ciudadanía se estancó en el Senado. Cuando se le preguntó el martes si pensaba que el proyecto de ley podría encontrar apoyo bipartidista en el Congreso actual, Salazar respondió que el único que sabe la respuesta a esa pregunta es “el Señor todopoderoso”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo más tarde ese día que no estaba familiarizada con los detalles del proyecto de ley de Salazar;

Pero que el presidente Joe Biden, quien propuso un plan de reforma migratoria en su primer día en el cargo,

“está ansioso por trabajar con cualquiera que quiera implementar políticas de reforma migratoria que crearían un sistema más seguro, un sistema más efectivo; un sistema más humano en la frontera”.

Entre las otras reformas de política en el proyecto de ley de Salazar se encuentra la creación de un sistema nacional de verificación electrónica, que requeriría que todos los empleadores, independientemente del tamaño o la industria, confirmen a través de un sitio web del Departamento de Seguridad Nacional que sus posibles empleados pueden trabajar legalmente en el país.

Es una política que, según Salazar, frenaría la inmigración ilegal al eliminar la contratación de trabajadores indocumentados.

Varios estados, incluyedo la Florida, ya tienen requisitos de verificación electrónica, pero la propuesta de Salazar representaría un uso mas amplio del sistema que entraría en vigencia para las grandes empresas dentro de un año de la promulgación del proyecto de ley y para las pequeñas empresas dentro de dos años.

Proyecto de ley de inmigración

“Estamos creando igualdad de condiciones”, dijo Salazar cuando se le preguntó si esperaba un rechazo de la comunidad empresarial al requisito propuesto. Sostuvo que la aplicación universal del sistema E-Verify crearía paridad y previsibilidad para las empresas.

Las empresas podrían contratar legalmente a participantes en el Programa Dignidad. “Si no tenemos esas manos en el campo, los estadounidenses no comerán”, dijo Salazar.

Publicación de WSVN.

Con información de |Miami Diario | Foto | Cortesía |

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste https://wa.me/qr/JBQICRYC7TZAN1