¿Por qué acariciar a los perros es bueno para nuestro cerebro?

106
Acariciar a los perros es bueno para el cerebro humano - miaminews24
Foto: Business Insider España | Estudio revela que acariciar a los perros es bueno para el cerebro humano.

Según estudios que realizaron mostraron que acariciar a los perros es bueno para el cerebro humano. También lo compararon con abrazar a un peluche.

Encontraron que cuando los participantes del estudio veían, sentían y tocaban a perros reales, esto conducía a unos niveles cada vez más altos de actividad en la corteza prefrontal, que ayuda a regular y procesar las interacciones sociales y emocionales.

Acariciar a los perros es bueno para el cerebro humano, según estudios

«La actividad en la parte prefrontal del cerebro en sujetos sanos aumentó junto con un incremento en la cercanía interactiva con un perro o un animal de peluche” se menciona en el estudio.

“Pero sobre todo en contacto con el perro, la activación fue más fuerte», escribieron los autores del estudio, dirigidos por Rahel Marti, de la Universidad de Basilea, en Suiza. Los hallazgos se publicaron en la edición del 5 de octubre de la revista PLOS ONE.

Te puede interesar: ¡Buenas noticias! Producen la primera vacuna contra el cáncer

Los investigadores utilizaron tecnología de neuroimágenes en infrarrojo para medir lo que sucedía en los cerebros de 19 adultos que vieron a un perro, se recostaron con el mismo perro contra las piernas, o acariciaron al perro.

Foto: El Telégrafo | Un estudio reveló que acariciar a los perros es bueno para el cerebro y la salud en general de los humanos.

Entonces, los participantes hicieron lo mismo con un león de peluche llamado Leo, que tenía como relleno una botella de agua para imitar la temperatura y el peso de los perros.

El estudio encontró que la actividad prefrontal en el cerebro de los participantes era mayor cuando interactuaban con el perro. El mayor impacto se encontró con las caricias.

Además, esta actividad cerebral aumentó cada vez que los participantes interactuaron con el perro real, lo que no sucedió con cada interacción sucesiva con el león de peluche.

El efecto continuó incluso cuando los perros ya no se encontraban presentes

«Esto indica que las interacciones con un perro podrían motivar más procesos atencionales y provocar una activación emocional más fuerte que unos estímulos no vivos comparables», señalaron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista.

Foto: Ámbito | Una vez más se ha demostrado que los animales han sido buenos para mantener la salud de los seres humanos.

Es posible que esta investigación ayude a los profesionales clínicos a diseñar unos mejores sistemas de terapia asistida con animales, según el estudio.

Se necesitan estudios futuros para examinar si acariciar animales puede desencadenar una actividad cerebral similar en pacientes con déficits socioemocionales, plantearon los autores.

Si tienes un perro seguramente ya sepas todo lo que tu amigo de 4 patas puede hacer por ti. Es sin duda una fuente innegable de amor incondicional y compañía.

Pero los beneficios de compartir la vida con un animal, van incluso más allá. Sus efectos positivos en la salud pueden llevar a alargar la vida de sus compañeros humanos, por ejemplo, al «obligar» a moverse y socializar. Los dueños de mascotas también muestran en general mejor salud cognitiva.

Estudio que brinda una nueva evidencia que los animales son buenos para la salud humana

Puede parecer un estudio ingenuo, pero en realidad este hallazgo brinda evidencia nueva a cómo las interacciones terapéuticas entre humanos y animales vivos pueden impulsar la actividad cognitiva y emocional en el cerebro.

Foto: Mascotas Manía | Los buenos efectos que tienen los perros para la salud humana no solo se encuentra en ellos, sino también en los conejos, hámters, pájaros, entre otros animales.

“Si los pacientes con déficits en la motivación, la atención y el funcionamiento socioemocional muestran una mayor implicación emocional en actividades relacionadas con un perro” menciona Marti, autora principal del estudio.

Como también indica que “dichas actividades podrían aumentar las posibilidades de aprendizaje y de lograr objetivos terapéuticos”.

“Creemos que la participación emocional podría ser un mecanismo subyacente central de la activación cerebral en las interacciones entre humanos y animales”, puntualiza Marti. El peluche, como era de esperar, genera menos afecto.

Aunque los efectos fueron más pronunciados con perros, también se registraron en personas que cuidaban conejos, hámsteres, pájaros, peces y reptiles.

Con información de | MSN

Obtén información al instante, únete a nuestros grupos de:

Whatsapp y Telegram

Síguenos en Nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @miaminews24official

Twitter: @miaminews24

Facebook: Miaminews24.com