Estados Unidos ejecutó con inyección letal a Benjamin Cole por el asesinato de su hija de 9 meses

93
eeuu ejecutó benjamin cole
Foto Cortesía

El estado de Oklahoma en EEUU ejecutó con una inyección letal a Benjamin Cole, quien fue sentenciado a muerte por el asesinato de su hija de 9 meses, Brianna Victoria Cole, en el año 2002. 

La ejecución del prisionero se llevó a cabo el jueves 20 de octubre a pesar de las objeciones de los abogados de Cole, quienes argumentaron que el hombre de 57 años de edad sufría de esquizofrenia y estaba enfermo mentalmente.

EEUU ejecutó a Benjamin Cole

De acuerdo con lo reseñado por el canal informativo CNN, el caso ocasionó un debate respecto a la pena capital y a cómo debería aplicarse a quienes padecen enfermedades mentales. 

Por su parte, los familiares de la niña asesinada denunciaron el tiempo que transcurrió (dos décadas) entre la muerte de Brianna y la ejecución de Benjamin Cole.

Te Puede Interesar: Autor del tiroteo de Parkland se enfrenta a cadena perpetua o pena de muerte

La ejecución de Cole es la segunda de 25 que Oklahoma ha programado hasta 2024. El proceso comenzó a las 10:06 am del jueves, según declaraciones a la prensa del jefe de operaciones del Departamento de Correccionales de Oklahoma, Justin Farris. 

Cole fue declarado inconsciente a las 10:11 am y murió a las 10:22 am. Farris indicó que el hombre decidió no tener un consejero espiritual con él y rechazó la última comida ceremonial.

Familiares exigían justicia

El canal de noticias indicó que Donna Daniel, la tía de Brianna, agradeció al estado por ejecutar la sentencia y hacer justicia a su difunta sobrina, a quien describió como una bebé rubia de ojos azules.

Ella tuvo una muerte horrible. Y (Benjamin) se sale con la suya fácilmente y recibe una pequeña inyección en el brazo y se duerme en su muerte. No le dio a Brianna la oportunidad de crecer, ni siquiera de tener su primera Navidad, de conocer a su familia”, dijo Daniel a los periodistas.

Cuando se le preguntó qué harían ahora que presenciaron la ejecución, Bryan Young, el tío de Brianna, señaló que “Volver a la normalidad”.

“No deberíamos tener que esperar 20 años para que un bebé de 9 meses tenga justicia”, agregó.

Asesinato de Brianna Cole

Según la oficina del fiscal general, Benjamin Cole fue declarado culpable de matar brutalmente a Brianna en diciembre de 2002.

Luego de que los gritos de la bebé de 9 meses de edad lo interrumpieron mientras jugaba un videojuego, Cole agarró los tobillos de su hija mientras ella estaba boca abajo y los obligó a subir a su cabeza, rompiéndole la columna vertebral y causando que se desangrara hasta morir, según una declaración jurada de causa probable.

Tras cometer el asesinato, Cole volvió a su videojuego. De acuerdo con el fiscal general de Oklahoma, John O’Connor, el hombre admitió en una confesión grabada que causó las heridas fatales de su hija y le dijo a la policía que “lamentaría sus acciones por el resto de su vida”.

Antes de su juicio, los fiscales le ofrecieron un acuerdo de culpabilidad que habría resultado en cadena perpetua sin libertad condicional. Sin embargo, Cole se negó a aceptarlo.

Apelación de los abogados

Los abogados de Benjamin Cole habían apelado a la Corte Suprema para que se suspendiera la ejecución. Los defensores argumentaron que el condenado padecía una “enfermedad mental debilitante”. Además, afirmaron que la Constitución de Estados Unidos prohíbe la ejecución de alguien mentalmente incompetente.

El abogado de Cole, Tom Hird, indicó que Benjamin era una “persona con una enfermedad mental grave cuya esquizofrenia y daño cerebral” lo llevaron a asesinar a su hija. Agregó que su condición se había deteriorado y vivía en un estado mayormente catatónico.

Según la petición de clemencia, después de años de aislamiento casi total en la Penitenciaría del Estado de Oklahoma, Cole usaba una silla de ruedas y vivía en lo que un psicólogo clínico describió en la solicitud como su propio “universo mental”, por lo que no comprendía los procedimientos legales que rodeaban su ejecución.

“No puede manejar su propia higiene básica y se arrastra por el piso de la celda si no tiene una silla de ruedas”, señalaron.

Sin embargo, los tribunales inferiores rechazaron el miércoles 19 de octubre las afirmaciones de que Benjamin Cole no era mentalmente competente y la Corte Suprema desestimó las apelaciones.

Según las autoridades de Oklahoma, “el reclamo de incompetencia de Cole se basa en expertos que no han tenido verdaderas conversaciones con él sobre su ejecución”. Subrayaron que el condenado había expresado “claramente” la comprensión de su castigo.

Con información de | El Diario

Obtén información al instante, únete a nuestros grupos de:

Whatsapp y Telegram

Síguenos en Nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @miaminews24official

Twitter: @miaminews24

Facebook: Miaminews24.com