Etiquetas Mensajes etiquetados con "Cayos de Florida"

Cayos de Florida

Aunque las llegadas de balseros cubanos son cada vez menos con relación a los tiempos en que terminó la política de “pies secos, pies mojados”, algunos recientes acontecimientos, tanto en el mar como en tierra, indican que los cubanos aún están dispuestos a arriesgarse en las peligrosas aguas del Estrecho de la Florida para emigrar a Estados Unidos. 

El 1ro. de abril, la Patrulla Fronteriza arrestó a seis cubanos que llegaron a Key West. Los recién llegados fueron encontrados cerca del centro turístico Casa Marina Resort, en la calle Reynolds, dijo Adam Hoffner, agente de la Patrulla Fronteriza de los Cayos.

Los cubanos le dijeron a las autoridades que salieron del Puerto de Mariel el 30 de marzo y estuvieron dos días en el mar. “No se reportó ningún lesionado y todos parecían gozar de buena salud”, dijo el martes Hoffner.

El 20 de marzo, agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a siete cubanos que habían llegado a Key Largo. La agencia no dio detalles específicos sobre el arribo.

En ambos casos, los emigrantes fueron procesados por la Patrulla Fronteriza y enviados de regreso a Cuba.

Hace dos años, hubieran podido quedarse en el país, pero el gobierno del entonces presidente Barack Obama acabó con la política de “pies secos, pies mojados” a principios de 2017 debido a la descongelación de las relaciones diplomáticas con el régimen de Castro.

La política de “pies secos, pies mojados” le permitía a los cubanos que pisaran suelo norteamericano permanecer en el país, y al cabo de un año solicitar la residencia permanente. Los que eran interceptados en el mar eran devueltos a la isla.

Menos de una semana después de la llegada de los cubanos a Key West, el Servicio Guardacostas interceptó una embarcación con 11 personas navegando a unas 24 millas al este de Cay Sal, una isla bahamense deshabitada que queda entre Key West y Cuba.

El domingo, un escampavías del Servicio Guardacostas encontró a ocho cubanos escondidos en Cay Sal.

Fuente: El Nuevo Herald

La Guardia Costera rescató en los Cayos de Florida, en el extremo sur de Florida, a 26 cubanos que intentaron llegar ilegalmente a EEUU en un rústico bote de madera que estaba a punto de zozobrar y deportó a 25 de ellos este martes.

La institución precisó en un comunicado que los inmigrantes fueron rescatados en buen estado de salud, pero no detalló cuándo fue interceptada la embarcación.

Uno de los cubanos fue remitido a las Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y enfrenta posibles cargos criminales que no fueron detallados por las autoridades.

Los otros 25 fueron deportados este martes a Cuba en una embarcación de la Guardia Costera.

“Es una suerte que el barco no se hundió o terminó en tragedia, como hemos visto recientemente en el Estrecho de Florida”, manifestó el capitán Jason Ryan, del Séptimo Distrito de la Guardia Costera en Miami.

Los inmigrantes en apuros fueron avistados por una embarcación 77 kilómetros (48 millas) al sureste de Long Key, en los Cayos de Florida, un rosario de islas y el punto más cercano de EEUU a Cuba.

La Guardia Costera agradeció al “buen samaritano” y la Marina de Guerra de Estados Unidos que contribuyeron en el rescate.

En enero de 2017, el entonces presidente Barack Obama (2009-2017) canceló la política “pies mojados/pies secos” decretada en 1995, mediante la cual los cubanos que tocaban territorio eran favorecidos con la Ley de Ajuste Cubano y podían quedarse en el país e incluso obtener residencia permanente, mientras que los otros eran deportados a la isla.

Poco antes de la eliminación de ese beneficio, en el Estrecho de Florida se registró un inusual arribo de migrantes provenientes del país caribeño, en vista de que muchos anticiparon el fin de “pies mojados/pies secos”, ola migratoria que ha decaído en los últimos años.

Fuente: Diario las Américas

(Miaminews24).- Un individuo de Texas ha sido encausado por un jurado de instrucción en EEUU luego de intentar llevar equipos de computación a Cuba de manera ilegal desde los cayos de Florida.

El acusado, Bryan Evan Singer, traficó mercancía fuera de Estados Unidos e hizo declaraciones falsas a las autoridades federales. De hallársele culpable, Singer enfrenta una condena máxima de 15 años de cárcel.

“Todo esto parece un poco absurdo”, dijo el miércoles Singer por teléfono desde Texas. El hombre refirió que no sabía nada del encausamiento hasta que lo llamó un reportero.

El acusado admitió haber subido unas 16 maletas con equipos que incluían sistemas de módems Ubiquiti Nanostation M2, módems TP Link y cajas de circuito de cable en su barco anclado en Key West.

Los hechos ocurrieron el 2 de mayo de 2017.

A punto ya de zarpar hacia Cuba, agentes del Departamento de Aduanas y de Protección de Fronteras abordaron la embarcación y confiscaron la mercancía.

“Aduana subió al barco y decomisó todo”, expresó Singer, quien confesó además haber llevado varias veces mercancía a Cuba, donde una persona cuya identidad aún se desconoce “se encargaba de todo”.

Singer agregó que llevaba los equipos “para apoyar al pueblo cubano” y que no obtenía dinero alguno con los envíos.

El texano niega haber realizado “contrabando”. Alega que la única ley que violó fue no declarar que sacó la mercancía fuera del país.

Según el encausamiento, Singer no posee licencia del Departamento de Comercio ni de la Oficina de Control de Activos Extranjeros para exportar los electrónicos. Los equipos en cuestión están sujetos a regulaciones del Departamento de Comercio.

De acuerdo a las regulaciones, la persona que exporta este tipo de mercancía fuera del país debe notificar al Departamento de Comercio los nombres y las direcciones de los relacionados con la transacción, además la cantidad y el valor de los artículos que se envían, la identidad de las personas que reciben la mercancía y el país de destino.

Singer mintió sobre la cantidad de mercancía que había a bordo del barco.

El acusado ha frecuentado la Isla en otras ocasiones. Dueño de una tienda de motocicletas en Los Ángeles, Singer ha llevado a miembros norteamericanos de la Asociación Motociclista Latinoamericana a la isla para participar en diferentes eventos. El hombre dijo que lo hace “para unir a los motociclistas”.

“Es un trabajo extra que tengo que consiste en transportar personas a la isla para que puedan montar en Cuba”, declaró.

Singer asegura saber quién lo denunció a Aduanas. Cuando se le preguntó la motivación del delator, el acusado dijo que “a la gente de los Cayos no les gusta Cuba”.

Fuente: cubanet

Después

(Miaminews24).- Después de un noviazgo de cuatro años, un sargento del ejército británico y una exinstructoar de buceo, se casaron el jueves bajo el agua en el Santuario Marino Nacional de los Cayos de Florida.

De acuerdo al reporte de CBSMiami la pareja utilizó una tableta para el intercambio de votos matrimoniales bajo el agua en Molasses Reef de Key Largo.

Después de cuatro años de novios

En 2013, Thomas Mold, 31, de Leicester, Inglaterra, arribó en un viaje de entrenamiento de buceo del ejército a la Amoray Dive Resort, donde Sandra Hyde trabajaba como instructora.

La pareja conectó al instante. Durante los últimos años, viajó a Hyde Leicester unas cuantas veces y fue a visitarla.

Decidieron casarse y habían previsto inicialmente una boda de verano en una antigua iglesia Inglesa, pero después de considerar los costos decidieron que una boda bajo el agua en Los Cayos no sólo sería más apropiado, sino también más rentable.

La pareja planea continuar su luna de miel en los Cayos de Florida, y luego residir en Inglaterra.

Fuente: MiamiDiario

Miaminews24.

Varios participantes pretenden tocar las esculturas de instrumento musical de un artista local en el Underwater Music Festival en el Santuario Marino Nacional de Florida Keys de Big Pine Key, Florida Bob Care AP

(Miaminews24).- Cientos de amantes de la música y el buceo respondieron el sábado al llamado de las sirenas, que por un día aparecen e interpretan clásicos populares en uno de los mayores arrecifes de coral del mundo, el Looe Key Reef, en las aguas de los Cayos de la Florida.

El Underwater Music Festival (Festival de Música Submarino) celebró su trigésima tercera edición con el mismo espíritu que cuando nació en 1985, como es concienciar a la población de la importancia de conservar un arrecife que tan solo superan el Gran Arrecife de Coral australiano y el arrecife mesoamericano.

Y para ello, nada mejor que escuchar música bajo el agua en un paraje natural y único.

Underwater Music Festival

“Como los Cayos no tenían teatros y a nosotros nos gustaba la música y el buceo, pensamos que por qué no podíamos poner la música debajo del mar. De eso ya hace 33 años”, dijo en declaraciones el cofundador del festival, Bill Becker.

Becker es además director de noticias de la radio local US1 Radio, veterana emisora que selecciona las canciones del festival y que es sintonizada por los conductores que atraviesa la legendaria autopista US1 que comienza en Cayo Hueso.

El día del evento, la emisora retransmite una cita en la que se intercalan música y anuncios dedicados a la protección del lugar, para que “más gente pueda disfrutar del arrecife de coral en el futuro”, dice Becker, y de sus más de 50 especies diferentes de coral y 100 tipos de peces tropicales.

Mientras Becker declara, más de 400 amantes de esta suerte de “buceo musical” se acercan poco a poco a la zona, unos con equipos de buceo y otros simplemente disfrazados de estrellas del rock y máscaras de esnórquel.

Mariah Reynolds, vestida como una sirena, finge tocar un instrumento musical el sábado 8 de julio de 2017, en el Underwater Music Festival en el Santuario Marino Nacional de Florida Keys de Big Pine Key, Florida.
BOB CARE AFP/Getty Images
Ya son más de tres décadas

Después de tres décadas, el organizador dice que hay muchos turistas que llegan solo por el festival, que tiene lugar siempre el fin de semana posterior al cuatro de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos.

Desde la superficie, el color índigo del agua deja entrever las maravillas submarinas que esperan a todos los aventureros y, al entrar al agua, suena la banda sonora de la película de Disney “La sirenita”.

“Bajo el mar”

Y a la vez que el tema “Bajo el mar” alcanza a los oyentes con un efecto envolvente que en un principio confunde al bañista, dos mujeres ataviadas con disfraces de sirena nadan junto a todo el que se sumerge hasta el fondo del océano a unos ocho metros de profundidad, para ver las formaciones naturales.

El Festival de Música Submarino de Lower Keys es posible gracias a los cinco altavoces submarinos especiales colocados por debajo del casco de varios barcos y que, según Becker, hacen que el sonido “rodee” al que bucea.

“No puedes averiguar por dónde te vienen los sonidos submarinos. El sonido viaja debajo del agua cinco veces más rápido que en el aire”, explica.

En una foto de la Oficina de Noticias de Florida Keys, Jeff Wright, vestido como un caballo de mar, toca una guitarra falsa, el sábado 11 de julio de 2015, en el Underwater Music Festival en el Santuario Marino Nacional de Florida Keys de Big Pine Key, Florida.
Bob Care AP

A los oídos de los submarinistas llegan canciones de siempre como “Take Me Home”, de Phil Collins, o “Yellow Submarine”, de los Beatles, así como temas de relajación y “new wave” para una experiencia más “zen”.

Pero Becker reconoce que las favoritas siempre son “Octopus’s Garden” y “Yellow Submarine”, ambas creaciones de Ringo Starr, al que “le gustaría” este festival único, según dice.

“Otro día más en el paraíso”, dice el locutor al otro lado de la radio antes de pinchar el siguiente tema en el soleado día de julio en los Cayos de la Florida, una de las zonas más turísticas del país.

Mezcla de música, arte y naturaleza para que la gente “aprecie” el arrecife

Para que la experiencia sea más realista, un trío de buceadoras lleva recreaciones de instrumentos musicales inspirados en la obra de Julio Verne, que mezclan instrumentos clásicos con peces, incluida la nueva “barra-tuba”, mitad barracuda y mitad tuba.

Todos los confecciona a mano desde hace catorce años el artista local August Powers, que trabaja en cobre y “por amor al arte”, y quien afirma que, aunque sea solo por hoy, cree también en las sirenas. “Quien no crea, que no venga”, enfatiza.

Un grupo de buzos participan en el Underwater Music Festival el sábado 8 de julio de 2017, en Los Cayos de la Florida (EEUU).
Pablo Ramon EFE

Esta mezcla de música, arte y naturaleza en estado puro es “positiva” para que la gente “aprecie” el arrecife, señala Gena Parsons, encargada de comunicaciones de la fundación Florida Keys National Marine Sanctuary.

No obstante, los 9,600 kilómetros cuadrados de terreno de los que se ocupa esta fundación gubernamental suelen ser objeto de actuaciones invasivas.

“Con eventos así decimos que tenemos un lugar hermoso y necesitamos cuidarlo”, declara la especialista justo antes de darse su chapuzón en el arrecife.

Fuente: EFE

VARIEDADES

La temporada ciclónica en el Atlántico, que comienzará oficialmente el próximo 1 de junio, tendrá una actividad «cerca al promedio», según la Administración Nacional...