Familias de Florida necesitan más estampillas para alimentos

114

Oswaldo Martínez es un mecánico que se encontraba trabajando en un taller, pero desde mediados de marzo quedó a la deriva. El taller que lo empleaba tuvo que cerrar y el hombre de 42 años que lleva la comida a su hogar, quedó desempleado. Un claro indicio de que las familias de Florida necesitan más alimentos.

Martínez vive con su madre y durante una entrevista, el migrante cubano mencionó que «no tenían dinero para comer nada, ¿sabes qué es eso?»

Ante la difícil situación, Martínez solicitó ayuda al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés). Esta semana se hará público el listado de beneficiados para el programa.

Quizás te pueda interesar: Ayuda por desempleo en EEUU se eleva a más de un millón

Los encargados de aquellas familias de Florida que necesitan más alimentos

Historias como la de Martínez, ocurren todos los días; debido a la popularidad que ha tenido SNAP en la Florida durante la pandemia.

El Departamento Niños y Familias de Florida, es el organismo encargado de administrar el SNAP en el estado de Florida. Antes de la pandemia, el número de suscritos en Miami-Dade era de 519.938 personas, mientras que en julio el número había ascendido a 760.315; se observó un sorpresivo aumento del 46%.

Hasta el momento, se han calculado más de un millón de nuevos ingresos en todo el estado motivados a la pandemia.

El Departamento de Niños y Familias de Florida volverá a exigir requisitos

La rápida expansión de SNAP, es una muestra de la cantidad de personas que están padeciendo la crisis económica y el gobierno lo sabe. Desde entonces, otorgar las estampillas alimentarias “parece ser una estrategia” en donde la burocracia se ha visto reducida.

Desde marzo, el DCF ha eximido el requisito de búsqueda de trabajo para SNAP, como también extendió automáticamente las certificaciones. De esta manera, los beneficiarios no tenían que llenar una nueva planilla para poder disfrutar del beneficio. En situaciones normales, el papeleo tenía que actualizarse entre 6 y 12 meses para cada emisión.

Pese al valor que este servicio les otorga a muchas familias miamenses, el DCF tiene pautado volver a exigir el requisito de trabajo y recertificación (o reactualización) después del 31 de agosto. La decisión dificultará la asistencia alimentaria para los floridanos.

Redacción de Miami News 24, con información de El Nuevo Herald | Foto de Abasto