Prueba de coronavirus mal realizada perforó el cerebro de una mujer

210
prueba coronavirus cerebro
Médico realizando prueba de coronavirus. Imagen referencial

Una prueba nasal para detectar el coronavirus perforó el revestimiento del cerebro de una mujer, lo que provocó que el líquido cefalorraquídeo se filtrara por su nariz y se arriesgara a padecer una infección peligrosa, según informaron los médicos en una revista médica publicada este jueves.

Te puede interesar: Repunte en Miami-Dade: Registran 814 nuevos casos de COVID-19

La paciente estadounidense de unos cuarenta años, tenía un problema no diagnosticado y la prueba de coronavirus empeoró la situación tras haber sido realizada de forma incorrecta.

Según contó uno de los médicos que atendieron a la mujer, Jarrett Walsh, de la Universidad de Iowa, en un artículo publicado en la revista especializada JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery, la paciente se sometió al test de coronavirus antes de una cirugía de hernia, pero de repente, se notó que un líquido transparente salía por una de sus fosas nasales. Más tarde, sufrió fuertes dolores de cabeza y vómitos, además de rigidez en el cuello y sensibilidad a la luz.

Hace varios años, la mujer fue tratada por hipertensión intracraneal o presión del líquido cerebroespinal demasiado alta. También, se le diagnosticó con encefalocele, una condición que ocasiona que el revestimiento del cerebro sobresalga hacia la nariz.  Una dolencia diagnosticaron sus nuevos doctores cuando revisaron a conciencia los resultados de la antigua tomografía computarizada y llevaron a cabo una operación para corregir el defecto en julio. Desde entonces, se ha recuperado por completo.

Mala aplicación de la prueba de coronavirus pudo ocasionar infección en el cerebro

La Dra. Walsh considera que los síntomas que desarrolló fueron el resultado de la irritación del revestimiento del cerebro.

Afortunadamente, el equipo de Walsh logró drenar parte del líquido y realizó una cirugía para reparar el defecto. En caso contrario, la mujer podría haber desarrollado una infección cerebral potencialmente fatal.

El médico subrayó que normalmente el riesgo de las pruebas nasales es muy bajo; aunque advirtió que las personas que se habían sometido a cirugías nasales o de cráneo deberían optar por los test orales.

Redacción de MiamiNews24 con información de Sputink/ ABC