Cinco personas heridas deja un ataque en la zona sur de Chile

361
Cinco personas heridas deja un ataque en la zona sur de Chile
Foto: EFE | Cinco personas heridas deja un ataque en la zona sur de Chile

Al menos cinco personas resultaron heridas este jueves, una en estado grave, en un nuevo ataque en la zona del sur de Chile, donde existe un enconado conflicto territorial con indígenas mapuche y rige el estado de excepción desde la semana pasada, con militares desplegados en las principales rutas.

El cuerpo policial de Carabineros informó que un grupo de trabajadores que se desplazaban a una faena forestal en la carretera entre las localidades de Capitán Pastene y Tirúa; en la región de La Araucanía (800 kilómetros al sur de Santiago), fueron emboscados por encapuchados.

Uno de los heridos recibió un disparo de bala en la cabeza y tuvo que ser trasladado en un helicóptero a un centro hospitalario en Temuco, la capital de la región, según Carabineros.

Te puede interesar: Siete muertos y cuatro desaparecidos por un incendio en un barco en Filipinas

«El trabajador que se mantiene grave tiene un impacto balístico en el cráneo y está siendo sometido a una operación quirúrgica»; indicó a los medios a las puertas del hospital, el delegado presidencial en la región, Raúl Allard.

Paralelamente a la emboscada en Capitán Pastene, en Arauco, en la vecina región del Biobío; una veintena de encapuchados trataron de atacar a varios agentes de Carabineros que protegían un fundo, aunque no se registraron heridos, según el cuerpo policial.

Foto: Cortesía

Ataque en la zona sur de Chile

En La Araucanía y otras zonas del sur de Chile existe desde hace décadas una disputa territorial entre el Estado; grupos radicales mapuche y empresas forestales que explotan tierras consideradas ancestrales por los indígenas.

En ese contexto, se producen casi a diario ataques incendiarios a maquinaria y predios y cortes de ruta; así como tiroteos con víctimas mortales y huelgas de hambre de presos indígenas.

El pueblo mapuche, el más numeroso de Chile, reclama las tierras que habitaron durante siglos; antes de que fueran ocupadas a la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX en un proceso conocido como la «Pacificación de La Araucanía»; y que ahora pertenecen en su mayoría a empresas forestales de poderosos grupos económicos.

Pese a que prometió que no lo haría y criticó a su predecesor por hacerlo, el presidente de Chile, Gabriel Boric; decretó el pasado 17 de mayo el estado de excepción por 15 días en La Araucanía y en las provincias de Arauco y Biobío, en la región del Biobío.

La militarización rigió durante más de seis meses en el anterior Gobierno del expresidente Sebastián Piñera (2018-2022); pero la violencia no disminuyó y el conflicto no ha hecho más que recrudecerse.

Guerra de inteligencia y militares en las rutas

 Los líderes de las comunidades evitan los celulares y muchas personas piden tener encuentros cara a cara. Las denuncias de espionaje e investigaciones para evitar ataques.

Esta es otra de las caras de un conflicto en el sur de Chile que no cesa a pesar del despliegue militar anunciado por el presidente Gabriel Boric hace una semana.

Todos los líderes de las comunidades y las personas que de alguna manera u otra se ven involucradas en esta situación sienten que son espiados a cada paso.

Durante cinco días en la ciudad de Temuco, capital de la Araucanía -una de las regiones donde se concentra el conflicto y la mayoría de los ataques; según pudo constatar, el medio argentino TN, cómo la tecnología es vista con recelo y los celulares quedan de lado para darle lugar a los encuentros cara a cara a la hora de realizar un contacto.

Foto: Cortesía

La desconfianza de las comunidades

“Las comunidades desconfían del celular, de los mensajes y los llamados, necesitan tener una reunión presencial para conocerlos y luego evaluar si los reciben en sus casas”; explica Aucan Huilcaman, líder mapuche de la ciudad de Temuco y titular de la agrupación Consejo de Todas las Tierras.

Esto explica por qué las respuestas a los mensajes pueden demorar hasta días o las llamadas muchas veces no son contestadas. Es cierto que en muchas zonas hacia el interior de la región la señal puede desaparecer; pero la desconfianza por ser espiados es el motivo principal de la baja interacción virtual.

Esta situación no es exclusiva de la comunidad mapuche. Muchas de las víctimas también tienen recelo de hablar por teléfono o a través de las aplicaciones de mensajería.

Con información de | EFE | TN |

Para obtener información al instante, únete a nuestro grupo de Whatsapp a través de éste https://wa.me/qr/JBQICRYC7TZAN1

Estamos en Telegram, únete a nuestro canal t.me/miaminews24oficial