Mantarraya queda embarazada en un acuario, ¿es un tiburón el responsable?

183
foto: aquarium and shark lab by team ECCO

Un extraño caso tiene sorprendidos a científicos de Carolina del Norte, Estados Unidos. Charlotte, una mantarraya hembra, ha quedado embarazada. El curioso detalle es que la raya no se comparte con un macho desde hace ocho años. No obstante, todo apunta a un tiburón que permanece con ella en el mismo acuario. La historia se ha hecho viral en las redes sociales.

Posibles explicaciones del embarazo de una mantarraya en Estados Unidos

Los biólogos y veterinarios del Aquarium & Shark Lab en Hendersonville, Carolina del Norte, notaron una hinchazón en Charlotte el pasado mes de septiembre. Tras hacerle varios análisis, creyendo que era cáncer, se dieron cuenta de que estaba embarazada de varias crías.

«Hemos estado haciendo ecografías a nuestra raya, Charlotte, desde septiembre, cuando empezó a hincharse. Documentamos múltiples ‘crecimientos’ internamente e inicialmente pensamos que era cáncer», señaló personal del acuario al medio británico Daily Mail.

El doctor Rob Jones, veterinario del acuario, indicó al citado medio que, quedó confundido por el embarazo de Charlotte, puesto que no hay mantarrayas macho en el acuario.

De acuerdo con el medio local ABC13, Brenda Ramer, fundadora y directora ejecutiva del Team Aquarium & Shark Lab by Team ECCO, indicó que existen dos explicaciones para la impregnación de Charlotte: la primera es un proceso conocido como partenogénesis.

Este evento se produce cuando los óvulos se desarrollan por sí solos sin fertilización y crean un clon de la madre. «Ha habido muy pocos casos de partenogénesis en rayas», explicó Jones al Daily Mail.

La otra teoría, un poco descabellada, es que Charlotte pudo haber sido preñada por uno de los tiburones macho con los que convive en el acuario de Carolina del Norte.

¿Es un tiburón el responsable del embarazo de la mantarraya?

«A mediados de julio del 2023, trasladamos dos machos pintarrojas de manchas blancas de 1 año a ese tanque. No pudimos encontrar nada definitivo sobre su tasa de maduración, por lo que pensamos que no habría ningún problema», señaló un portavoz del acuario al medio New York Post.

«Comenzamos a notar marcas de mordeduras en Charlotte, pero vimos que otros peces la mordisqueaban, así que movimos los peces, pero las mordeduras continuaron», señaló Jones a ABC13.

De acuerdo con los científicos que cuidan el acuario en Carolina del Norte, la presencia de mordeduras es un indicativo de apareamiento de tiburones, lo que llevó a la especulación de que uno de los animales es el progenitor.

Sin embargo, los expertos rápidamente desmintieron esta teoría. Kady Lyons, científica de investigación en el Georgia Aquarium, afirmó que el apareamiento entre tiburones y mantarrayas es imposible de hacer. Esto se debe a las diferencias en tamaño, anatomía y ADN.

Lyons indicó que, una vez que nazcan las crías, se les harán pruebas de ADN para determinar si son una raza mixta o clones de su madre.

Charlotte vive en un tanque de, aproximadamente, 8300 litros (2200 galones), casi del tamaño de un contenedor de basura en construcción. Ramer espera conseguir un tanque de casi el doble de su tamaño para acomodar a la descendencia de la mantarraya.

Las mantarrayas redondas como Charlotte abundan en las costas del Pacífico del sur de California y México, y a menudo descansan en el fondo arenoso del océano cerca de la costa.

«Me alegra que la raya redonda esté recibiendo la atención de los medios que merece», señaló Lyons. «No es necesariamente tan sexy como un tiburón blanco, pero hacen cosas realmente interesantes».

De acuerdo con una entrevista para Associated Press, el nacimiento de las crías de Charlotte estaba programado para el 18 de febrero. Sin embargo, desde el Aquarium & Shark Lab, en Hendersonville, Carolina del Norte, no se ha publicado ninguna información al respecto.

En conversación con el Charlotte Observer, los cuidadores de la mantarraya Charlotte se encuentran a la espera del nacimiento de sus crías para informar a la población expectante.

Con información | La republica